LA INVESTIGACIÓN DOCUMENTAL CONVERTIDA EN RELATO SONORO

Sucina celebra este año el 275 aniversario de la fundación de su parroquia, Nuestra Señora del Rosario, un verdadero hito histórico para la localidad por implicar además el surgimiento de un casco urbano alrededor de ese templo que hoy sigue presidiendo el corazón de la pedanía. El acontecimiento tuvo lugar en 1744, haciendo realidad los deseos del presbítero propietario en aquel tiempo de los terrenos donde se fue configurando el pueblo, Don Baltasar Arteaga, quien ya había instaurado seis años antes una capellanía en la ermita que poseía dentro de su hacienda. Hasta entonces, los pobladores de la llamada Cañada de Sucina se repartían en caseríos dispersos y, en lo eclesiástico, dependían de las distantes parroquias de San Javier, de Pacheco y de Santa María (la Catedral de Murcia). Arteaga no quiso ofrecer únicamente a las gentes campesinas un lugar de culto, sino también configurar un núcleo en su entorno que sirviera de referencia urbana en mitad de aquellas lomas surcadas por caminos y veredas. Así, a la creación y construcción de la parroquia se aparejó el reparto de solares entre colonos llegados de diversos lugares de la comarca, trazando con ello las más primitivas calles que hoy dibujan el viario sucinero. El primer párroco asignado al nuevo templo, Don Juan Rubio, fue el encargado de velar por todo ello y así se fueron haciendo realidad los deseos del anciano Don Baltasar… el nacimiento mismo del pueblo de Sucina.

relatos sonoros sucina 4

Todos estos acontecimientos, reflejados en documentación histórica que afortunadamente se conserva en los archivos y recogidos también en las publicaciones del cronista local D. Luis Lisón, han fundamentado una iniciativa nacida del Centro Cultural de Sucina: crear una pequeña obra de teatro que los representara, contribuyendo así a los actos de conmemoración de la efemérides. Además, la propuesta ha venido a poner en común la labor de dos de los talleres impartidos en este equipamiento: el de patrimonio local y el de radio-teatro. Acudiendo a los libros y a la documentación real de la época, los participantes de Vida y Territorio” se encargaron primeramente de elaborar el guión… un texto que luego se trabajó y ensayó con la Asociación Relatos Sonoros” para ponerlo finalmente en escena. Dialogando manuscritos y legajos a través de las supuestas conversaciones que mantendrían en su tiempo personajes como Don Baltasar Arteaga, su doncella, Don Juan Rubio, el escribano municipal o un colono de los que vinieron a poblar Sucina, se ha pretendido recrear aquel momento clave del pasado de la localidad. Se ha contextualizado en su época, incorporando referencias a Belluga, Salzillo o al Conde de Floridablanca, a la Murcia barroca, a la Sucina campesina. Y también se idearon dos personajes actuales, una abuela y su nieta, que hacían las veces de narradoras de la historia rememorada. El pasado 7 de abril, en el marco de la Semana Cultural del Centro de Mayores, tuvo lugar el estreno de la obra con un lleno absoluto del salón de actos y el aplauso de todo el público. La fórmula de radio-teatro permitió la participación de un nutrido grupo de vecinos y vecinas que, por primera vez, han podido brindar su voz a todos estos personajes.

relatos sonoros sucina pequeña 2 rrelatos sonoros sucina pequeña 1

En la fachada del templo parroquial de Ntra. Sra. del Rosario campea desde hace siglos una placa pétrea que testimonia el legado de Arteaga, aquel patrono y benefactor de Sucina que terminaría sus días dejando también en su testamento diversos bienes y ornamentos que enriquecieron el templo. Lleva su nombre la plaza del pueblo y también el centro escolar… y se le recordará siempre como una de sus figuras más relevantes. Desde ahora, con esta iniciativa impulsada desde el Centro Cultural y gracias a la colaboración de todas las personas participantes, cuenta Sucina con otro homenaje dedicado a su memoria y los protagonistas de un momento tan crucial de su pasado. Una sencilla y pequeña obra de teatro que, como tantas otras veces, nos muestra lo decisivo que puede ser cualquier pequeño gesto, cualquier sueño, hecho realidad.

relatos sonoros sucina 3

Deja tu comentario