LA EDUCACIÓN EN SANGONERA LA VERDE, DE LOS AÑOS 30 A LOS 70

Abordar el tema de la Educación con perspectiva local suele ser una línea de investigación recurrente en los talleres de patrimonio de Centros Culturales. Que los integrantes de estos grupos se asomen al pasado para averiguar el contexto y la manera en la que se fueron implantando y desarrollando los diferentes sistemas educativos en nuestros pueblos, cómo eran y dónde se ubicaban aquellas primeras escuelas, el día a día del alumnado, quiénes fueron sus docentes o qué materias se impartían, nos brinda la oportunidad de poner en común la configuración de ese camino de formación y aprendizaje por el que discurrieron generaciones de vecinos y vecinas del lugar, incluidos los propios participantes y sus antepasados. Un itinerario cuajado de luces y sombras, de logros y de carencias que sin duda forman parte de nuestra historia y de nuestra memoria. Hablar de Educación es hablar de realidades sociales cambiantes en el marco temporal… pero también de infancia: de recuerdos de una niñez cincelada por la figura referente del maestro o la maestra, de compañeros de pupitre, de juegos, de canciones, de nostalgia a trazos de tinta y sabor a leche en polvo y a queso de lata.

Exposicion Sangonera educacion 1(1)

De todo esto se ha hablado y mucho en el Taller de Historia de Sangonera la Verde durante los siete años que lleva funcionando. En 2016 ya vio la luz una breve publicación que, bajo el título “Días de Escuela”, recogía parte de cuanto había recopilado el grupo hasta entonces. Pero ha sido este 2018/2019 cuando se ha ido aún más lejos en las investigaciones y también en la elaboración de contenidos, ofreciendo como actividad final de curso la exposición “Educación en Sangonera, de los años 30 a los 70” que ha permanecido abierta desde el pasado 30 de mayo y durante la primera semana de junio en el Centro Municipal de la localidad.

Exposicion Sangonera la Verde educacion 2

La muestra ha contado con una parte histórica-documental donde quedaban reflejadas las referencias más antiguas que se tienen sobre escuelas en Sangonera, remontándose al último tercio del siglo XIX, pero incidiendo sobre todo en las décadas centrales del XX que van desde la II República a los años finales del Franquismo. Dos fueron las Escuelas Unitarias que hubo en un principio, la de niñas y la de niños, ocupando ambas inicialmente el mismo inmueble; la masculina terminó ubicándose luego en la Calle Mayor nº59 y la femenina en el nº70. Debido a un aumento demográfico en la pedanía que se tradujo en una estimación de 400 escolares para los que no había entonces más que 60 plazas, en 1932 y 1935 se suman otras dos escuelas, también unitarias pero mixtas: una se emplazó en el barrio de El Palmeral y la otra en un lugar indeterminado del casco urbano del pueblo, aunque tras la Guerra Civil ésta última se redificará en la Calle Mayor esquina con Calle Antonio Machado y, curiosamente, ya destinada solo a niños. No se trataba todavía de edificios del Estado, sino de casas particulares más o menos adaptadas por las que se pagaba un alquiler. Como complemento a estas cuatro, una orden ministerial fechada en 1951 promoverá la apertura de las llamadas Escuelas Parroquiales, centros dedicados a la enseñanza que el obispado solía acondicionar junto a las iglesias; en Sangonera se habilitaría únicamente para niños, ocupando un local anexo al templo. A mediados de los 60, Francisco Jiménez “el Rayito” abrirá una escuela privada de primaria; y por las mismas fechas es cuando se aprueba la construcción del primer centro público para Sangonera, pero manteniendo todavía el modelo de escuela unitaria: fue creado en 1968 y se abrió un año después, provisto de 4 unidades con viviendas para los maestros, emplazándose en la Calle Enrique Villar (actual Calle Escuelas). En la exposición organizada por el Taller, unas tablas muy trabajadas listaban todas estas instalaciones, así como los maestros y maestras que fueron pasando por ellas.

Exposicion sangonera la Verde educacion 3

En unas vitrinas también se han exhibido decenas de ejemplares originales de libros de texto utilizados a lo largo de este periodo, mostrando además de forma facsímil algunas de sus páginas para tratar de ilustrar el aspecto didáctico y también adoctrinador de su contenido. Durante el Régimen Franquista, aunque mezclados en edad, niños y niñas debían recibir clase por separado atendiendo enseñanzas consideradas entonces como básicas por la ley imperante. Unas eran idénticas para todos, como lectura, escritura, aritmética, historia política y sagrada, doctrina cristiana o la llamada formación del espíritu nacional, pero también las había diferentes según el sexo.

Exposicion Sangonera la Verde educacion 4

Otra parte de la exposición ha servido para homenajear a algunos de los maestros y maestras que dejaron una huella especialmente profunda en Sangonera la Verde, bien por los muchos años que desempeñaron su labor en este pueblo, o por su especial carisma, o por una mezcla de todo ello: Francisco León, Asunción Closa, Gonzalo Pérez, Juan Olivares, Rafael Nicolás, Joaquina González, Pepita Torres, Emilio Sánchez y Diego Cerdá. A las semblanzas de cada uno de ellos se han sumado las de otros personajes locales que, sin poseer el título de Magisterio, sí tuvieron también un papel relevante como educadores y cuidadores de cientos de criaturas de Sangonera y sus alrededores: María Jiménez “la Tusa”, Miguel Galián “el Tío Ratones”, Josefa López “Josefiquia”, Carmen Bastida “la Bastía”, Salvador Guirao “el Largo”… gentes que hicieron de la necesidad virtud y del ingenio la mejor arma frente a la precariedad de su tiempo.

Exposicion Sangonera la Verde educacion 5

A nivel fotográfico, la exposición se ha complementado con imágenes impresas de grupos de alumnos y alumnas recopiladas durante todos estos años; también con la proyección de esas otras imágenes tan características en las que cada escolar posaba frente a la cámara para tener un recuerdo de su paso por la escuela. Durante el tiempo que ha permanecido abierta la exposición, cualquier visitante ha podido actualizar o contar con una de esas fotos sentado en el pupitre y flanqueado de antiguos mapas, pues se ambientó un espacio de la muestra como photocall utilizando mobiliario real de aquellas primitivas escuelas.

Han sido centenares las personas que han pasado estos días por el Centro Municipal de Sangonera para disfrutar de esta exposición, incluyendo a muchos familiares de aquellos maestros y maestras que forjaron las vidas de los sangonereños de hoy. Ha propiciado el regreso de algunos a su pueblo, por una tarde, tras años de ausencia. Y ha procurado el encuentro de amistades de la infancia ante una fotografía compartida, con el irremediable afloramiento de recuerdos, vivencias y complicidades. Todo ello ha convertido la muestra, pese a su sencillez, en un espacio tremendamente potente desde el que asomarnos a lo que fuimos desde lo que somos, partiendo de referencias documentales… pero sobre todo apelando al ingrediente definitivo que hace mágica cualquier experiencia: las emociones.

Taller “Sangonera la Verde, un patrimonio por descubrir”. Curso 2018/2019

Participantes: Pepi Frutos Sánchez, Pilar Garrido Vitutia, Anne Gee, Teresa Guillén Hernández, Antonia Guirao Pérez, Ana María Hernández Hernández, Encarna Jiménez López, José Antonio Leal Noguera, Lucía López Esparza, Antonio López López, Paco López Pérez, Félix Martínez Martínez, Pedro Julián Martínez Sánchez, Fina Moreno Martínez, Paquita Pérez Hernández, Antonio Pérez Martínez, Susana Pérez Martínez, Mateo Pintado Peñalver, Juan Rodríguez Cabrera, María Sánchez Teruel, Jesús Torres Gil

Formador: Gabriel Nicolás Vera

Coordinación: Mª Carmen García

Deja tu comentario